Coronavirus: qué hago si me quedo sin internet

13 May
Qué hacer en caso de fallo en la conexión a internet

Coronavirus: qué hago si me quedo sin internet

Durante toda esta etapa de confinamiento sanitario en los hogares, por causa del coronavirus, la conexión a internet ha resultado esencial para la inmensa mayoría de la gente que aguardaba pacientemente el final de la cuarentena. Como herramienta insustituible para el teletrabajo, como ventana de opciones de ocio y juego, o como el sistema más rápido y efectivo para permanecer comunicado con los demás por lejos que estén… internet ha mostrado en estos días hasta qué punto la conexión a la red se ha convertido en algo esencial en nuestra cotidianeidad. Por eso, quedarse sin internet, o no poder usarlo adecuadamente en estos días, resulta un problema muy serio.

Qué hacer si te falla internet durante la cuarentena

Tanto la línea telefónica como la conexión a Internet han sido considerados como servicios esenciales durante el tiempo que dure el estado de alarma; especialmente en casos en los que se necesita la conexión como parte del teletrabajo. Por eso se ha marcado como prioridad que nadie pueda quedarse desconectado en este periodo. Si se registra una avería en la conexión a internet nuestro proveedor de servicios puede atendernos y asistirnos telemáticamente para resolverla. Puede enviar equipos que sustituyan a los averiados; por ejemplo, puede suministrar un nuevo router. Y, en casos urgentes si es estrictamente necesario, podría enviar un técnico debidamente equipado con las protecciones sanitarias reglamentarias para realizar las operaciones que se requieran para restablecer la operatividad de la línea de conexión.

Por supuesto, este tipo de actuaciones con envío de personal son absolutamente excepcionales y lo normal es resolver los problemas que se presenten de modo diferido y no presencial. Durante este periodo de confinamiento, el uso masivo de las conexiones a la red ha derivado en ralentizaciones, bajas o fallos de señal y otros problemas típicos de internet, que pueden resolverse o relativizarse con un uso racional y una buena configuración de nuestros equipos. De modo que gran parte de la problemática habitual puede arreglarse con el asesoramiento adecuado.

5 consejos para tratar con una mala conexión a internet

Dale un descanso a tu router

Reiniciar el router con cierta periodicidad, para darle un descanso al dispositivo y actualizar su conexión a Internet, es una buena costumbre. Si experimentamos serios problemas de velocidad, podríamos considerar restablecer el router todos los días. Si tenemos un módem separado del enrutador debemos reiniciarlo también.

Si no queremos hacerlo manualmente hay temporizadores programables que se encargan de esto y hacen que se encienda y apague el sistema durante las horas que se estimen oportunas. En cualquier caso, es bueno recordar que restablecer el enrutador y módem no convertirá mágicamente un caracol de conexión en un guepardo. Pero ayudará a tener el sistema en buenas condiciones y que responda mejor, y es una solución muy fácil.

Reubicar el router

Esto es también muy fácil: ¿está el enrutador en algún rincón remoto de la casa? Si es así, es buena idea cambiarlo a otro lugar.
Si la señal de Wi-Fi del enrutador no puede llegar a nosotros, la conexión a Internet se verá afectada. Coloquemos el enrutador hacia el centro de la casa, preferiblemente en la zona en la que más lo utilicemos. También podemos considerar utilizar amplificadores de señal, que nos ayudarán a mantener nuestro Wi-Fi en plenitud en zonas alejadas de la casa sin problemas.

Claves en caso de qué no funcione el enrutador

 

Usar Ethernet

Todos usamos Wi-Fi en estos días, porque es genial no depender de cables que nos fijen a un lugar concreto. Las conexiones inalámbricas son increíbles y convenientes, pero no siempre son rápidas. Las conexiones por cable como ethernet siempre serán más rápidas y confiables que las inalámbricas. El cable lleva la señal directamente a nuestro dispositivo en lugar de depender de transmisiones por aire.

Si podemos, en caso de ver que la velocidad que conseguimos con la conexión inalámbrica no es todo lo rápida o estable que necesitamos, podemos conectar algunos dispositivos importantes a Internet a través de un cable Ethernet.

Desconectar los dispositivos que no usamos

Disponer de conexión en toda la casa nos permite pasar del ordenador al móvil, de los mensajes instantáneos del móvil al juego online en la videoconsola, y después de jugar podemos ir a ver contenidos audiovisuales en una tableta mientras le preguntamos a nuestro asistente virtual qué ponen luego en la tele… esto satura el ancho de banda de nuestra red doméstica. En este tiempo de uso masivo de internet podemos notarlo aún más que en otros momentos. Es buena idea intentar desconectar de internet los dispositivos que no usamos en ese momento o que no vamos a utilizar de inmediato, de ese modo garantizamos maximizar el rendimiento de los que sí estamos utilizando.

Reducir la calidad del vídeo en streaming

Esto es una medida por la que han optado las propias compañías que proporcionan este tipo de servicios de contenido audiovisual online. Reproducir vídeo en línea utiliza una gran cantidad de datos, pero en muchas de las aplicaciones usadas se puede controlar la resolución con la se mostrarán los vídeos. Si tenemos problemas de conexión siempre podemos usar una menor calidad, de modo que podamos ver el contenido sin parones y que nuestra red no se resienta.

Escribe un comentario