Internet rural: múltiples soluciones a un problema

12 Feb
Te contamos todo lo que necesitas saber sobre el internet rural

Internet rural: múltiples soluciones a un problema

A diario vemos en televisión múltiples anuncios que nos ofrecen conexiones de internet para nuestra casa con velocidades de vértigo.  Conseguir estas velocidades de conexión se complica con cada kilómetro que nos alejamos de las grandes urbes.  Este problema se hace grande hasta llegar al tema que vamos a tratar hoy, el internet rural.

Internet para zona rural, una auténtica odisea

Cuando hablamos de zonas rurales nos referimos a cualquier zona que tenga una densidad de población inferior a los 100 habitantes por kilómetro cuadrado. Actualmente es impensable que las grandes compañías de comunicaciones inviertan en proveer a estos territorios de tecnologías como la fibra óptica. Si os encontráis en una situación en la que vuestro acceso a internet no es de la mejor calidad debido a una ubicación rural, a continuación os traemos una amplia variedad de opciones para disfrutar de un servicio de internet low cost en cualquier zona rural:

Internet Móvil

Como sucede con la conexión a internet, son cada vez menos los lugares en lo que nuestros teléfonos móviles no tienen cobertura. La mayoría de terminales nos ofrecen la posibilidad de emitir una señal wifi y compartir el internet que tenemos contratado para el teléfono. En las mejores condiciones, que rara vez se dan en zonas rurales, las conexiones 3G nos ofrecerán velocidades en torno a los 7 Mbps mientras que si tenemos acceso a cobertura 4G la velocidad de conexión aumenta hasta los 150 Mbps.

Esta opción nos presenta un gran inconveniente y se trata del límite de consumo. Actualmente las compañías móviles ofertan planes de datos de hasta 40GB al mes. Esta cantidad se puede aumentar pero siempre tras pasar por caja, algo que puede encarecer significativamente nuestra factura. Esta opción también cuenta con la desventaja de que únicamente podremos conectar nuestros dispositivos a la red de manera inalámbrica, lo que también nos hará perder parte de la velocidad.

WiFi rural

El WiFi rural es una de las opciones que todavía se encuentra en desarrollo en nuestro país. Su funcionamiento es muy similar al de las redes WiFi habituales. Para poder utilizar este sistema será necesaria la instalación de una antena para internet rural. El funcionamiento de esta vía es relativamente sencillo. Se basa en unas ondas muy similares a las del WiFi tradicional, pero pensadas para cubrir mayores distancias, concretamente hasta 20 kilómetros aproximadamente.

Esta tecnología está basada en la conexión WiFi que sale desde antenas en las ciudades. Una antena instalada en la zona en la que queremos tener conexión recibe estas señales desde las zonas urbanas. La velocidad máxima que nos ofrece el WiFi rural actualmente es de 6 Mbps.

Alternativas para disponer de internet en zonas rurales

Satélite

La tercera de las soluciones que os traemos de internet para zona rural es la conexión satélite. En esta ocasión como sucede con el WiFi rural es necesaria la instalación de una antena. Con esta opción tendremos acceso a internet desde cualquier lugar. La antena recibe una señal desde un satélite de la misma forma que sucede con algunos de los servicios de televisión. Las ondas recorren miles de kilómetros, por lo que la antena debe estar correctamente orientada para su correcto funcionamiento. Esta antena y su instalación convierten esta opción en la más costosa económicamente.

El satélite es por varios motivos una gran opción como internet para zona rural. En primer lugar mencionar que permite alcanzar velocidades de hasta 20 Mbps, además no existe el límite de datos mensual. Dependiendo del servicio contratado tendremos acceso a una velocidad, una vez superado la cantidad de datos contratados veremos cómo se reduce la velocidad del servicio.

WiMAX

Terminamos con una de las opciones más utilizadas en las zonas rurales, el WiMAX. Para poder disponer del sistema WiMAX será necesaria la instalación de una antena en casa. Esta antena recibe señales mediante microondas desde otra antena del operador. Una de las mayores pegas que le encontramos al WiMAX es que seguimos dependiendo de que algún operador nos ofrezca cobertura en la zona en la que la necesitamos.

La gran ventaja que ofrece WiMAX respecto a las otras opciones es que no necesita ningún tipo de cable, el equipo es totalmente móvil. Esta opción nos permitirá, en el mejor de los casos, alcanzar velocidades de descarga de hasta 75 Mbps, aunque la oferta habitual en nuestro país ronda los 9 Mbps.

Internet rural, una opción para cada situación

Todas las opciones que hemos comentado anteriormente tienen sus ventajas e inconvenientes. Aspectos como la velocidad de conexión, el límite de datos mensuales o la importancia de la cobertura son importantes a la hora de tomar una decisión. Si tenéis la posibilidad de contratar una línea ADSL que mantenga una estabilidad mínima, esta será la opción más recomendable. En el caso contrario podréis optar por la conexión satélite que os garantiza la cobertura en cualquier parte del mundo o por el WiFi rural que no nos impone un límite en el consumo de datos.

Escribe un comentario